martes, noviembre 12, 2013

Albores

Solucionado abruptamente el problema de la energía, los países, sobre todo los más ricos, hubieron de plantearse qué hacer con esas estructuras de metal que almacenaban toneladas de alimentos, hoy inservibles, trofeo de aves, perros y gatos callejeros.
La vanidad se orientó hacia ignotos derroteros. Qué hacer con esas moles de concreto y esos ductos acechantes de los entrepisos. Qué hacer con esa cantidad de prendas de vestir que no servían ni de abrigo a las bestias.
Ya nada le era útil al hombre. Lo que vieran sus ojos denunciaba el error de miles de generaciones, millones de soldados y obreros, miles de genios que dieron lo máximo de sí para cambiar el mundo.
La solución siempre estuvo al alcance de la mano, pero ni uno de esos la imaginó.
Persistía, sin embargo, la contrariedad de lo hecho y sobre todo los desechos.
Se optó por dejar pasar el tiempo, a sabiendas de que los enemigos microscópicos intentarían recuperar el terreno perdido. Era un riesgo que había que correr, pero un riesgo ínfimo, comparado con lo que se había llegado a dominar para bien de todos.

lunes, noviembre 11, 2013

Amargura

Anochecer feliz
Compartieron el pan con pájaros confiados
La fruta con caballos salvajes
Al llegar el nuevo día vivía aún la hazaña
De su satisfacción interna
Mas desde el cielo
Advirtieron las nubes

Anunciado el riesgo
Y el premio por vencerlo
Se le planta a la cara ese dilema
El amante elige el riesgo
De avanzar hacia el peligro
Aplastar la cobardía
Culpará a su amada de proponer una locura

Luego que ha llegado lejos
Sin traspasar aún el umbral
Vivido el miedo en píldoras
Cuerpo y alma listos
Para el camino de regreso
Su corazón le ordena más
Vencer el miedo

Desciende irascible al espiral
Donde la cellisca va tendiendo su manto
Bajan a sus pies las nubes vestidas de blanco
Y el aguanieve se adueña del sendero
Su voluntad puesta a prueba
Imagina un sin fin de problemas
Que apuntan al centro del amor

¿Es modo de amar
Cumplir de mala forma un deseo de la amada?
Despertados sus temores más oscuros
Incapaz de darse
Sólo ve carencia, no belleza en los inmaculados copos
Y si muerde el camino a la bajada
No es para cantarle su amor

Antes de la meta
Probada su hombría hasta más acá del límite
Meta que otros viajeros traspasan sin estrépito
Pone a su andar atrás la marcha
Lo amarga el grave error
De intuir al gusano
Que habita en las entrañas

Para qué engañarse
Con amores y renuncias
Y heroicas aventuras
El gigante silencioso
Cubre el sol
Ensombrece el alma
Reduce aún más la pequeñez
La abruma